¿Conoces el valor del tiempo?

El tiempo es una cualidad que solemos nombrar como algo que manejamos con nuestras manos o simplemente lo tomamos por sentado, cuando lo cierto es que el tiempo pasa y no se detiene aunque queramos, y a veces lo invertimos de forma banal o simplemente en cosas que no los hacen felices. ¿Quieres aprender a verlo diferente?

Introducción

Hay algo que todo y todos los que habitamos en esta tierra tenemos en común: todos tenemos un tiempo determinado para existir.

En muchas ocasiones puede que lo estemos desperdiciando haciendo cosas que nos hacen infelices, o lo damos por sentado y no nos damos cuenta de que nada dura para siempre, que el presente es todo lo que existe, ya que no se puede vivir en el pasado ni en el futuro, y que el tiempo es demasiado valioso. 

Si te interesa conocer un poco más sobre el valor del tiempo, sigue leyendo este artículo.

El valor del tiempo

“El tiempo es oro” es la primera frase que se nos viene a la mente cuando hablamos del valor del tiempo, pero lo cierto es que el tiempo va más allá del dinero, es vida y todo lo que tenemos, por lo que  hay que darle un buen uso.

Es verdad que no sabemos cuánto tiempo nos queda en esta vida, o cuánto tiempo les queda a nuestros seres queridos. Lo cierto es que los conflictos o las discusiones a veces son inevitables, pero son cosas que afectan al tiempo de calidad que podemos pasar con aquellas personas a las que amamos. Es por eso que te recomendamos que te enfoques en vivir el tiempo presente, en demostrarle a esas personas lo mucho que las valoras y en darles todo el amor que puedas ahora, porque luego no sabemos qué puede pasar. También, como mencionamos antes, no tenemos idea de cuánto tiempo nos queda para vivir y al pensar eso se pueden poner muchas cosas en perspectiva.

¿Te has preguntado por qué las personas que sobrevivieron a enfermedades peligrosas o accidentes terribles luego tienen una visión diferente de la vida y de lo que hacen con ella? Es porque al sobrevivir a una situación en la que se enfrentaron a la muerte se replantean el valor de un año, un mes, una semana, incluso hasta el valor de un minuto. Ya no toman la vida por sentado y se animan a hacer muchas más cosas que los hagan felices sin preocuparse por los prejuicios de otros. Son muy conscientes de que existe una posibilidad de que los planes a largo plazo no se cumplan tal y como la gente los planea. Pero, ¿en verdad hace falta llegar a esos extremos para conocer el valor del tiempo?

Ten presente que lo que hagas con tu tiempo te afecta, esto quiere decir que deberías tener más en cuenta lo que te hace sentir feliz y lo que no, lo que te hace crecer y lo que no. 

Por ejemplo, si pasas la mayor parte de tu vida haciendo cosas que te hacen sentir infeliz, como permanecer en un trabajo que detestas solo por el dinero, todas esas horas trabajadas al final no están sumando nada a tu vida personal, y por más que ganes lo suficiente para cubrir tus necesidades, no vale la pena si solo te perjudica.

De igual manera, no todos los momentos duros que pasemos en la vida se tienen que interpretar como algo negativo, ya que el tiempo te enseña a no cometer los mismos errores del pasado, a cambiar de parecer en cuanto a muchas cosas, a abrir tu mente a nuevas opiniones y puntos de vista, y a darte cuenta que muchas de aquellas cosas que considerabas una pérdida de tiempo, en verdad ocultan lecciones para hacerte crecer, y que si no las aprendes, se te irán presentando una y otra vez hasta que cambies y aprendas a lidiar con los obstáculos de una forma diferente. 

Ligado a la idea anterior, es importante tener presente que con quien pasas tu tiempo te cambia, puede que, por ejemplo, tengas una amistad de muchos años con una persona, pero que con el paso del tiempo ya no se lleven tan bien como antes por diferentes opiniones, por actitudes que ya no te hacen bien ni te hacen sentir que es una relación que te nutre.

No deberías darle más importancia al tiempo que hayan sido amigos, sino en lo que te deja esa persona, porque si te deja sintiéndote de manera negativa, pesimista o fatalista, es algo que vas a reflejar a los otros, y debes evitar esa clase de energía para poder tener mayor desarrollo personal, eso deberías aplicarlo con cada relación que tengas, ya sea amistad, romántica o incluso familiar, si no te nutre, no pierdas tu tiempo.

El tiempo en logros

Es muy común escuchar quejas sobre la falta de tiempo, pero lo cierto es que hay que saber administrar bien el tiempo para poder alcanzar los logros que nos proponemos. 

Por ejemplo, se sabe que para adoptar un hábito se necesitan en promedio unos 21 días de ponerlo en práctica de forma constante y consciente, para que poco a poco se vuelva algo inconsciente. Sin embargo, esto para muchos representa un reto más grande de lo que es en realidad. 

Es sumamente importante aprender a definir tus prioridades, y que el uso del tiempo durante esas prioridades sea exclusivo para ellas, ya que así podrás aprender o hacer muchas más cosas beneficiosas para ti en menos de lo que esperabas. 

También, para que no parezca tan abrumador, hacer una lista de pequeños pasos para poder alcanzar tu meta final es muy útil. Por ejemplo, digamos que tu objetivo es vivir una vida mucho más saludable, entonces empieza por reducir poco a poco el consumo de azúcar y alimentos procesados y entrena un poco cada día. Si sueles comer de los alimentos ya mencionados 5 de los 7 días de la semana, trata de reducir un día por semana hasta que solo quede tu día de descanso. Si al principio solo te sientes capaz de hacer 20 minutos de ejercicio, cada semana ve sumándole 5 para que el cambio sea progresivo y no te sientas tan abrumado. Verás que la constancia será tu mejor aliada al momento de invertir tiempo en tu bienestar.

Suscríbete para recibir los próximos artículos
Suscribirme

Tiempo y dinero

¿Te has puesto a pensar cuánto tiempo de nuestra vida dedicamos a trabajar? Bastante, ¿no? Todas esas horas invertidas en aprender procesos, en platicar con tus compañeros para que te despejen dudas, en equivocarte en ocasiones, en movilizarte para la oficina y de regreso, es bastante como para invertir ese tiempo en algo que no te gusta o te hace infeliz, ¿no te parece?

Si bien mencionamos antes que el tiempo en verdad no es dinero, te daremos una fórmula sencilla que te ayudará a calcular el valor de tu tiempo en el trabajo que tengas actualmente: 

  1. Toma tu salario neto mensual.
  2. Calcula todos los gastos vinculados al trabajo, incluyendo el transporte o el gasto en combustible, los gastos de mantenimiento del vehículo, ropa, comida, ocio (lo que haces para despejarte del trabajo).
  3. Resta ambos.
  4. Divídelo entre las horas de trabajo al mes, esto incluye las horas que te toma llegar a la oficina y de regreso a tu casa. Por ejemplo, si tu jornada en la oficina dura 8 horas, pero te toma una hora en ir y volver, tu jornada laboral total es de 10 horas. 


El resultado de lo que obtengas es el valor real de tu trabajo, si quieres ahondar un poquito más en esta fórmula, te invitamos a leer este artículo de James Clear.

Ejercicio de planificación de agenda

Anteriormente te comentamos cómo organizar tus prioridades, pero, en muchas ocasiones, cuando falta planificación todo es una prioridad. Así que te daremos una lista de pasos para que puedas priorizar entre lo urgente y lo importante:

  • Identificación de roles: escribe los roles que tienes en la vida (ser padre o madre, tu pareja, tu trabajo, ser miembro de una organización, etc.).
  • Selección de las metas: piensa en dos o tres resultados que quieras lograr en cada uno de los roles que escribiste, esas metas deben estar relacionadas con actividades o acciones que te lleven a potenciar  aquellos roles definidos. 
  • Programación personal: organiza tu tiempo durante la semana para que te dé tiempo de realizar todas tus metas, incluso para organizarte al principio, podrías priorizar una por día. 
  • Adaptación diaria: con la organización semanal de las metas y la organización ya mencionada, sabrás cómo darle la prioridad necesaria a cada una, esto te dará una especie de brújula para poder decir “primero lo primero”.

Te invitamos a leer muchos más artículos sobre tu salud física y mental explorando el resto de nuestro blog.

Conclusiones

Equipo Editorial Síclo

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir las últimas noticias

Oops! Something went wrong while submitting the form.