Técnicas de lectura

¿Quieres mejorar tu comprensión y velocidad lectora? Todo depende del tipo de técnicas que apliques para retener esos aprendizajes. Conoce las mejores técnicas de lectura a continuación.

Introducción

Leer es un proceso mental, ya que a medida que leemos nuestro cerebro asimila la información y la interpreta, si es de nuestro interés la almacena como conocimiento para el futuro. Además, cuando leemos imaginamos la información que se presenta, por lo tanto, leer también es un proceso neurológico. 

Como es un proceso neurológico, y no todos aprendemos de la misma manera, puede haber ciertas técnicas de lectura que se puedan  adaptar a las diferentes personalidades de las personas. ¿Te animas a conocer algunas?

¡Empecemos!

3 Técnicas de lectura convencional

Estas técnicas tienen como objetivo principal ampliar la capacidad de comprensión lectora, se pueden clasificar en 3.

  1. Lectura secuencial: es la manera convencional de leer, se hace leyendo el texto que se presente una sola vez sin pausas.
  2. Lectura puntual: el lector se enfoca en los puntos del texto que le interesen, así se puede retener la mayor cantidad de información en el menor tiempo posible, lo que permite poder emitir un punto de vista propio para darles carácter y sentido a las intenciones del autor. 
  3. Lectura intensiva: consiste en leer y analizar el texto a profundidad para entender el punto de vista del autor desde una posición neutral y tener una alta comprensión de lectura.

6 Técnicas de lectura rápida

Las técnicas que optimizan la velocidad de lectura dependen del todo del tipo de texto y su finalidad. 

Esta velocidad de la lectura se mide en palabras por minuto (ppm), un texto que debe aprenderse o memorizar se lee en 100 ppm aproximadamente, un texto para la comprensión lectora tiene una velocidad de entre 200 a 400 ppm, mientras que un texto informativo, realizado para una lectura rápida, puede leerse entre 400 y 700 ppm. 

La lectura veloz es muy útil para leer la mayor cantidad de texto escrito, pero que no requiera una comprensión muy a profundidad del mismo, algunas de las técnicas más usadas son:

  1. Lectura diagonal: es cuando se leen ciertos pasajes del texto que pueden resultar lo suficientemente resaltantes dentro del campo visual del ser humano como para sacar una idea principal de lo que trata, como los títulos, las palabras clave resaltadas en negritas, entre otros. Se le dice diagonal porque los ojos van desde la esquina superior izquierda hasta la esquina inferior derecha. 
  2. Photo Reading: apela a la memoria fotográfica. Esta técnica, desarrollada por Paul Schiele, consiste en relajar la mirada y enfocarla en un punto de la página durante unos segundos y así retener el contenido del texto. Cabe destacar que esta técnica aún no está del todo verificada, pero puedes ponerla en práctica a ver si la encuentras de tu agrado o estilo. 
  3. Escaneo: esta técnica de lectura consiste en ubicar los elementos del texto por separado, se comparan las imágenes con las palabras identificadas y así el lector se construye una idea general del texto en su mente.
  4. Lectura rápida: a medida que se va entrenando esta técnica, los ojos pueden moverse cada vez más rápido y así procesar la mayor cantidad de palabras en un tiempo más reducido. Puede ser parecido a la lectura diagonal, pero para ponerlo en práctica se requiere de una mayor concentración, ya que se busca una comprensión del texto un poco más detallada, más allá de identificar las ideas principales. 
  5. Técnica del marcador: en la infancia los niños aprenden a leer señalando con el dedo las palabras y diciéndolas en voz alta, esto establece una conexión con el texto que lees, lo cual puede ayudar en el futuro a tener una lectura veloz. Aunque este es un hábito que se suele reprochar e incitan a los niños a que lo dejen, lo cierto es que es recomendable hacerlo, ya que luego puede ayudar a que puedan resaltar las ideas principales de un texto al subrayarlo o colorearlo. 
  6. Técnica de fijación: al leer, los ojos hacen pequeñas pausas, se podría decir que a medida que se lee, el ojo va prestando atención y dividiendo las palabras en bloques, a medida que se lee con más rapidez, el ojo asocia más palabras en bloques para que así el cerebro obtenga más información con un solo vistazo. El objetivo de la técnica es reducir las fijaciones en el proceso de lectura y lograr una lectura eficaz, ya que mientras más fijaciones haya, pueden ocurrir más distracciones y se puede perder el interés en el texto.

Si bien las diferentes técnicas de lectura pueden resultar muy interesantes, el primer paso para verificar si son útiles para ti, es ponerlas en práctica. Trata de leer por gusto un poco todos los días hasta convertirlo en un hábito, para que así poco a poco notes diferencias en tu capacidad de memorización y nivel de comprensión al momento de revisar toda clase de textos, además de poder leer con mayor velocidad.

Suscríbete para recibir los próximos artículos
Suscribirme

Conclusiones

Equipo Editorial Síclo

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir las últimas noticias

Oops! Something went wrong while submitting the form.