Seitán: ¿Es bueno para mi dieta?

El seitán, conocido como la carne vegetal preparada a base de gluten de trigo es una alternativa excelente par muchos. ¡Aprende cómo hacerla y todo sobre esta!

Introducción

Es probable que en algún momento hayas escuchado el término seitán, esto se debe a que este, así como el tofu o el tempeh, es un alimento que se está poniendo muy de moda. Su popularidad no es solo entre los aficionados de la salud, o aquellos que llevan un estilo de vida y dieta vegana o vegetariana, sino entre cualquier persona que busque alternativas en la cocina. 

Este alimento fascinante, no solo facilita llevar una dieta sin alimentos de origen animal, sino que aporta beneficios que valen la pena considerar. En este artículo queremos enseñarte todo lo que necesitas saber sobre el seitán.

¿Qué es el seitán?

El seitán es un sustituto de la carne de origen 100% vegetal. Este es un preparado a base de cereales, concretamente gluten de trigo. Este es mejor conocido como la «carne vegetal», debido a su origen. Es similar al tofu y al tempeh, ya que contiene los aminoácidos esenciales para formar proteínas y aportar al organismo.

Su popularidad se debe a su origen, puesto que es una alternativa saludable para quienes desean mantener una dieta vegetariana o vegana y han decidido eliminar las proteínas de origen animal de su dieta. 

Mientras que el seitán es una opción maravillosa para aquellos veganos con alergia a la soya que no pueden consumir tofu o tempeh, no es una alternativa para celíacos y personas que padecen de sensibilidad al gluten. Las personas con cualquier tipo de alergia  al gluten deben evitar el seitán.

El nombre seitán viene del japonés shokubutsusei tanpaku, que en español significa proteína vegetal. Es importante recalcar que, a pesar de ser un alimento rico en proteínas y una buena fuente de minerales como sodio, potasio y calcio, este sustituto de carne tiene un bajo nivel calórico, bajo nivel energético y es bajo en fibra, grasas y azúcares.


Razones para incluirlo en la dieta

Las razones para incluir el seitán a nuestra dieta son muchas, no solamente lo versátil y saludable que es, o que es un buen suplemento. Son tantas sus cualidades que decidimos hacer una lista:

  • Favorece al adelgazamiento
  • Influye en la generación de masa muscular, ya que se puede consumir después de entrenar
  • Como no tiene colesterol, ayuda a disminuirlo en la sangre
  • No contiene grasas saturadas
  • Tiene alto contenido en calcio, minerales y vitaminas
  • No contiene los insumos que se necesitan para engordar a las reses
  • Es más digerible que la carne animal y los lácteos
  • Tiene grandes cantidades de lecitina, que es una sustancia que ayuda a perder peso
  • Es ideal para las personas que sufren de hipertensión, ya que se le puede controlar los niveles de sodio dependiendo de la salsa de soya que se use
  • Contiene hierro y vitamina B2
  • Su preparación es variada: puede ser como carne picada, a la plancha o estofado
  • Disminuye los problemas estomacales
  • Es un alimento de fácil digestión
Suscríbete para recibir los próximos artículos
Suscribirme

¿Cómo hacer seitán?

Una de las maravillas del seitán es que puede prepararse en casa, haciéndolo mucho más accesible, lo cual es ideal para quienes lo deseen implementar en su alimentación. A continuación una lista de ingredientes y pasos para preparar seitán casero:

Ingredientes:

1 kg de harina de trigo

1 litro de agua

Un vaso de salsa de soja

1 cabeza de ajo

1 cucharada de jengibre rallado

Mezcla el agua con la harina de trigo y amasa hasta que sea una mezcla consistente. Una vez que la masa esté compacta se debe dejar en agua durante 45 minutos, con la masa en el agua esta se debe «lavar», esto hará que el agua se torne blanquecina, esto es porque el almidón se desprende de la masa. Tira esta agua y cámbiala por agua nueva.

Van a aparecer manchas oscuras en la masa, estas son el gluten, ¡no te preocupes! El proceso de lavado debe continuarse cuantas veces sean necesario hasta que el agua no cambie de color. Sé muy cuidadoso, puesto que las manchas oscuras pueden desprenderse. 

La bola que queda después del proceso de lavado es el seitán, se puede cortar en pedazos más pequeños o mantener en su tamaño original dependiendo de la preferencia de quien lo cocine. Esta se debe poner a hervir a fuego fuerte con un litro de agua y un vaso de salsa de soja, los ajos y el jengibre. También se le puede colocar alga Kombu si se desea. Cuando hierva, se debe dejar cocinar en fuego lento por 45 minutos.

En caso de preferir una textura más blanda, en vez de 40 minutos, se deja cocinar por una menor cantidad de tiempo, idealmente 20 minutos. Finalmente, aumentará un poco de tamaño y su color se hará más oscuro.

Una vez frío lo puedes cortar de la forma que te guste y siempre se debe refrigerar con salsa para que no se seque. Si se deja en la nevera puede durar hasta cuatro días, por lo cual, en caso de querer conservarlo, la mejor opción es congelarlo, esto hará que dure meses. 

Siclo tip: en caso de que vayas a congelar tu seitán casero, te recomendamos separarlo en bolsitas con la ración que desees comer, puesto que simplifica mucho el proceso de descongelarlo para comer.

¿Qué platos podemos preparar con seitán?

El seitán, al ser un sustituto de la carne, puede ser usado en las mismas recetas con carne a las que estamos acostumbrados, lo cual lo hace un alimento sumamente fácil de incorporar a nuestra dieta. 

Este se puede combinar con una infinidad de ingredientes y comidas como los cereales, pastas, legumbres, barbacoas, caldos y mucho más. 

Las opciones de menús en las que podemos incluir el seitán están limitadas únicamente por nuestra imaginación. Aquí te compartimos algunas ideas de platillos con seitán que puedes incluir en tu día a día:

  • Hamburguesa de seitán
  • Estofado de seitán
  • Seitán con salsa de almendras
  • Albóndigas de seitán 
  • Empanadas de seitán
  • Seitán relleno de verduras
  • Seitan marinado


La carne vegetal que conocemos como seitán tiene características especiales que lo hacen una gran opción, no solo tiene una textura muy similar, es fácil de incluir en el día a día, es fácil de conservar, accesible y conveniente para muchos, entre otras cosas. 

Además de todo lo ya mencionado, debido a su valor nutricional  es un alimento sano y una fuente de proteínas. Para algunas personas, aquellas que tienen una dieta a base de comidas procesadas, es recomendable que consideren si el seitán es una buena adición, puesto que a pesar de ser sano es una comida procesada.

Cómo puedes ver, las alternativas y los beneficios son muchos. Sigas dietas vegetarianas o seas, vegano, seas aficionado al fitness, te gusté probar  cosas nuevas o adores los proyectos en la cocina, el seitán es algo que tienes que probar. 
En caso de estar interesado en más tips, ¡Visita Sicloplus.com o descarga la app para conocer más datos y recetas sobre comidas saludables!

Conclusiones

Equipo Editorial Síclo

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir las últimas noticias

Oops! Something went wrong while submitting the form.