Define tus prioridades de vida con estos 7 pasos

¿Necesitas definir tus prioridades de vida? Acá te dejamos 7 pasos fabulosos que te ayudarán a evolucionar.

Introducción

El día a día nos lleva a reaccionar de forma automática. Despertamos, desayunamos, nos preparamos para ir al trabajo, estamos en la oficina 8 horas o en la casa frente a la computadora. Así todos los días y a veces sientes que te falta más por darte a ti mismo, pero no sabes qué es.

Existe una frase muy famosa de ​​Stephen Covey, famoso autor del libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, que dice: «La clave no es dar prioridad en lo que está en tu horario; es hacer un horario para tus prioridades.»

¿Pero cómo podemos saber exactamente cuáles son esas prioridades en nuestras vidas? ¿Cuál es la forma correcta de darles formas? 

El primer paso es estar interesado en buscar herramientas que te ayuden a mejorar tu estilo de vida, ¡y ya lo has dado! Prepárate para tomar nota de los otros grandes 7 pasos que te serán de gran utilidad para definir tus propias prioridades y aprovecharlas al máximo para tu desarrollo personal.

Ser sincero contigo mismo

En este paso es fundamental que te preguntes qué consideras que es importante para ti, cuáles son tus sueños o cuántas metas tienes en mente, pero aún no te has arriesgado a cumplirlas. ¡No hay límites en tus metas, así que puedes escribir las que quieras!

  • Meta: una meta es aquello que quieres lograr a largo plazo, el final del camino. Ejemplo: graduarse de la universidad, aprender a tocar guitarra, vivir solo, tener una familia, etc.

Debes ser muy sincero contigo. Para eso, lo mejor es que te sientes en un lugar que transmita mucha tranquilidad, salgas del piloto automático que te envuelve día a día y reflexiones sobre tu vida personal.

Se vienen cosas importantes a tu vida, así que no tengas miedo de sincerarte. Recuerda que estás buscando tu felicidad.

Analizar tu día a día

Toma lápiz y papel. Siéntate en un lugar tranquilo que te permita reflexionar y permítete el tiempo que sea necesario para esta tarea. 

Para vislumbrar mejor el futuro que quieres construir, debes analizar tu situación actual. Escribe aquellas cosas que haces todos los días, desde la mañana hasta la noche. Todo es descubrimiento. No te juzgues.

Este paso te ayudará a descubrir en qué inviertes más tu tiempo. Tal vez pasas muchas horas en las redes sociales, pero unas de tus metas es tener un estilo de vida activo. Acá tendrías que comenzar a trabajar en reducir las horas de ocio y enfocarte en actividades que te nutran más.

Suscríbete para recibir los próximos artículos
Suscribirme

Hacer una lista

Ahora que ya sabes cómo son tus días y has reflexionado en ello, viene la parte de definir las prioridades de la vida que tengas para ti.  

Acá vas a escribir en un papel todas aquellas cosas que, sin orden de importancia, necesitas y quieres hacer para alcanzar tus metas y ser feliz. No hay ninguna necesidad de analizarlas. Escríbelas todas. ¡Manos a la obra!

Aquellas cosas que no dependen de ti, bien sea porque no cuentas con la habilidad o información necesaria, táchalas y escríbelas en otra hoja. Más adelante piensa cuáles son las opciones que tienes para ejecutarlas, ya sea pidiendo ayuda, haciendo algún curso, escuchando un podcast, etc.

Enumerar prioridades

Ahora debes enumerar tu lista de prioridades:

  • 1: le asignas este número si la prioridad es a corto plazo.
  • 2: le asignas este número si la prioridad es a mediano plazo.
  • 3: le asignas este número si la prioridad es a largo plazo.

Haz una nueva lista con todas las tareas que sí tienes que hacer a corto plazo. Para conocer la importancia de cada una puedes agregarle la letra «U» en el caso de que sea urgente o «I» si es importante.

Debes saber que la categoría «urgente» es para aquellas cosas que se tienen que hacer sí o sí y la categoría «importante» es para las que se necesitan hacer. Ante la duda de una y otra, puedes preguntarte: «¿qué pasa si no lo hago próximamente?». Piensa y elige lo que te sea conveniente.

Definir 3 categorías

Una vez que ya has pensado en tus metas, has analizado tu día a día y ya tienes establecidas tus prioridades, te toca definir tres categorías en las que te vas a enfocar. ¡Prepárate para disfrutar grandes resultados!

Definir estas categorías no significa que vas a dejar de lado otros aspectos clave en tu vida, por ejemplo, siempre debes estar consciente de tu salud, no descuidar tus finanzas personales, prestar atención a un ser querido, familiares y amigos más cercanos, mantener un estilo de vida saludable, etc.

Planificar pasos

Puede ser difícil tomar decisiones de verdad importantes para el crecimiento personal y no saber por dónde empezar, ¿cierto? Por suerte, nunca estamos solos en este camino y siempre hay estrategias que nos ayudan a aclarar el panorama. 

Enfócate en eso que quieres alcanzar y estructúrate, es decir, piensa es pasos. Nadie llega a la cima sin antes haber subido, poco a poco, la colina. 

Piensa en organizar tu día a día en acciones que te lleven a eso que quieres:

  1. Ten una agenda: con ella podrás establecer los días en los que vas a realizar tus actividades. Recuerda hacer tareas que puedas cumplir, ¡busca la proactividad! Recuerda el paso 1: sé honesto contigo mismo. 
  2. Planifícate en tiempos cercanos: siguiendo el punto anterior, coloca en primer lugar esa tarea que sabes que puedes cumplir en un tiempo cercano. De nada sirve que planifiques tareas para una actividad que va a ocurrir en 6 meses. Te desgastaría mucho tiempo. Cuando esa actividad se aproxime en el tiempo, la sumas a tu agenda y piensas acciones en función a ella. 
  3. Distribuye las tareas difíciles en la semana: es fundamental que no te coloques tareas difíciles o que te exijan mucho tiempo el mismo día. Un buen tip es la priorización en el día de la tarea más complicada o de mayor exigencia. 
  4. Piensa en los imprevistos: como todo en la vida, las cosas que no planificaste también pueden pasar, así que ten tiempos libres que te permitan resolver las cosas que necesites.
  5. Disfruta del tiempo libre: una siesta restauradora siempre es una buena forma de relajarse, escuchar música o simplemente desconectar del trabajo. Si nuestra mente está bien, cosas buenas pasarán en el día.

Comprometerse y disciplinarse

Como bien dice la gurú Sascha Fitness, «la motivación tiene una fecha de vencimiento. Es una chispita que hace iniciar las cosas. Pero si la motivación no viene acompañada de acción, de nada te sirve. Tiene que venir acompañada disciplina». De nada te sirve estar enfocado hoy, hacer tu lista, pensar en tus metas, emocionarse y al día siguiente, por no encontrar esa energía impulsora, rendirse. 

Cuando tomas la decisión de mejorar tu vida personal, de crecer y ser feliz, debes estar 100% comprometido contigo mismo. No todos los días vas a estar motivado, pero todos los días debes trabajar en esa disciplina (tu lista, tu agenda, tus tareas, etc) que te llevará a la meta final que es lo que tanto quieres.

Cuando se trata de tu bienestar, recuerda, que siempre va a existir tiempo y siempre debes estar ahí para apoyarte. ¡Tú eres el hacedor de tus metas!

Conclusiones

Equipo Editorial Síclo

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir las últimas noticias

Oops! Something went wrong while submitting the form.